Francisco ViudesAunque sea el más conocido, el castillo de Monteagudo no es la única fortificación que aguanta mal que bien el paso de los siglos en el norte de la ciudad de Murcia. No muy lejos de allí se levanta el castillejo, otro complejo palaciego también muy popular. Y a un tiro de piedra, el castillo de Larache. Francisco Viudes, presidente de la Junta Vecinal de Cabezo de Torres, presentó hace unos días con el concejal de Huerta, Antonio Navarro, el proyecto “Los guardianes protectores de la huerta”. Intentan dar a conocer las infraestructuras del complejo hidrológico-arqueológico de Cabezo de Torres y Monteagudo a colectivos escolares, centros culturales y personas interesadas. Esta actividad gratuita recorrerá un trayecto de 5,5 kilómetros, y previamente se realizará una charla introductoria para los participantes sobre los cambios que se han producido en la zona con la creación de estructuras de riego que fueron tan importantes en la Murcia musulmana.

–¿Quiénes son los guardianes protectores de la huerta?
–Nos referimos a un conjunto de fortificaciones medievales del siglo XII definidas por la proximidad y control de un espacio irrigado. Están situadas entre los cabezos del norte y la ciudad de Murcia: cabezo de Abajo, palacio de Larache, castillejo y castillo de Monteagudo.
–Monteagudo se conoce, ¿pero qué aporta Cabezo de Torres a ese lugar histórico?
–Todas las estructuras básicas que definen este espacio se desarrollan a través de las vías de agua, la dirección de los caudales en la huerta de Murcia van de oeste a este. Todo el proceso hidráulico de desarrollo que llega a Monteagudo pasa antes lógicamente por aquí. Me refiero a caudales y rutas de mercancías desde el interior al Mediterráneo.
–¿De qué podrán disfrutar quienes participen en esta ruta?
–Este conjunto solo se comprende a través de la relación de sus componentes. Nada se sitúa por azar: las albercas gigantes (molino de Armero, Huerto Hondo y Albercón) a los pies de los castillos y almunias mencionados; entre estos y la medina, la Senda de Granada flanqueada por las acequias mayores de Churra la Vieja al norte y la acequia de Zaraíche que discurre por el sur.
–¿Cree necesario que se potencie más la cultura y el patrimonio por parte de las autoridades?
–Sin duda, debemos conocer nuestra historia y ponerla en valor; es el momento, quien dude que lea la prensa u otros medios. Es la sociedad murciana la que participa, se informa y demanda. Información, acciones formativas y restauración, poner fin a este bucle degradante que pesa sobre nuestro patrimonio.
–¿Cuál es el estado del castillo de Larache? ¿Qué urge abordar para su conservación?
–Larache está limpio, cosa que hace poco no se podía decir. Este castillo comenzó a visitarse cuando estaba completamente lleno de basura y escombro. A partir de ahí es necesaria una intervención sobre los restos de cimentación interiores, de refuerzo y consolidación, así como de los tapiales exteriores más expuestos.
–¿A cargo de quién estarán las explicaciones durante la ruta?
–De la empresa Ecoambiental, que es la que realizó por encargo de la Junta Municipal los trabajos de investigación y elaboración de la documentación para poder entender y explicar toda esta ruta.
–¿Qué otras iniciativas similares promoverán en los próximos meses en esta zona?
–Creemos que ahora hay que consolidar los espacios que estamos visitando. De momento, junto con el Ayuntamiento vamos a adecuar para visitas la acequia Churra la Vieja junto al molino de Armero. Estamos rehabilitando el azarbe Alto Campuzano y lo inmediatamente posterior será la homologación y señalización de la ruta para que pueda ser visitada sin guía.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta