Don martín de Ambel y Bernard: No hay mito

706

La película Ambel, trabajo fin de carrera del estudiante de comunicación José María López Oñate ha vuelto a la actualidad de un notable número de lectores de La Opinión en Cehegín y en otros lugares conocedores de la ciudad, el nombre del personaje que preside estas líneas, siempre envuelto en nebulosas, pero famoso, en el que concurren dos destacados hechos conocidos:

-que fue el autor de un famoso Manuscrito sobre la historia de Cehegín, del Reino de Murcia y de España, titulado Antigüedades de la villa de Cehegín, todo ello recopilado hasta el día 15 de marzo de 1660, y

-que estuvo acogido durante treinta y cuatro años al derecho de asilo en la Iglesia de La Concepción como consecuencia de un lance de honor.

El recordado erudito ceheginero don Miguel Mas de Béjar me hizo entrega, hace muchos años de unos datos biográficos sobre Ambel y su mentor, el doctor Juan Yáñez Espín, de los que yo hice uso en mi librito titulado De la Ópera Ceheginera, publicado con el número 34 en la serie “Cuadernos Murcianos” que dirigía García Velasco (año 1980), y que el Excmo. Ayuntamiento de Cehegín reeditó en el año 2003 a raíz de mi nombramiento como Cronista Oficial.

Debido a la pluma de José Moya Cuenca, el citado Ayuntamiento en 1995, editó dicho Manuscrito, y a la de Salvador García Jiménez, que en 1997, y recientemente, ha publicado dos novelas sobre el personaje, con su habitual maestría, ambas interesantes obras.

El personaje.

Figura popular en el mundo ceheginero de todos los tiempos, que hasta tenía una calle con su nombre en el Casco Antiguo, escribió en su encierro de La Concepción la citada obra que está dividida en tres partes

-el primero y una parte del segundo, dedicado a la historia de la villa; el resto de este último y el tercero tratan de algunos particulares de la Historia de España.

 Existieron varias copias –se supone que cinco- del Manuscrito, depositadas en centros oficiales de la capital y en poder de familias. Hoy, se han proliferado entre curiosos, pero don Miguel decía que había una en la Academia de la Historia, otra en el Archivo Municipal de Murcia y una tercera en poder de una familia ceheginera, de la que posteriormente fueron sacadas varias subcopias.

Ambel, hijo de ppt. y Catalina Verna, bautizado en 6-4-1592 por Francisco de Manzanera (Libro 3- fº. 61, Parroquial de Cehegín).

Matrimonió con Catalina Gil a 18-5-1614, ante Pedro de Paco, por mandamiento del teniente del Vicario, (Lº 2 – fº. 90 vtº). Matrimonió de segundas nupcias con Isabel Fajardo en 19-1-1637, ante D. Damián Fernández, con licencia del Cura Propio y guardando la forma del Santo Concilio de Trento. Aquí aparece como hijo de Xphbal de Ambel y de Catalina Bernard (Lº 2º, fº. 201).

Defunción en 2 de Julio 1661 otorgando testamento ante Cristóbal de Ávila, en primero de dicho mes. Dejó por herederos a D. Martín de Ambel, su hijo y a Francisco de Paco y ordenó lo siguiente:

-Se entierre en la ermita de nuestra señora de la Concepción, en la capilla de S. Juan. Y se le diga el día de su entierro una Misa de Réquiem cantada, como es costumbre. Y se le dé a las mandas forzosas lo acostumbrado. Y le acompaña la Cofradía de S…

Lo que sabemos de la odisea de Ambel

El P. Fr. Pablo Manuel Ortega dice:

-pero el que se extiende y esfuerza este argumento es un caballero, natural de la misma villa, llamado D. Martín de Ambel y Bernard, el cual hallándose  en un empeño de mucha honra, quitó la vida a otro caballero, natural también de Cehegín, y habiéndose retirado a la ermita de la Concepción se enmarañaron las cosas de tal modo, que se mantuvo en el sagrado toda su vida, que fue larga.

En el testamento de D. Cristóbal de Ambel, padre de D. Martín, ante Francisco Ciller Guirao, en 1623, con su esposa Catalina Bernard, dice:

-Martín de Ambel, mi hijo y de dicha mi mujer, en quien hemos gastado más de 5.000 rrs. sobre el criminal que se le imputó y fulminó, sobre la muerte de D. Alonso de Góngora y Quirós.

Defunción de D. Alonso de Góngora y Quirós.- (Lº 1, fº.150 vtº):

-Don… alférez mayor de esta villa, le mataron a ocho días del mes de Abril de 1.623. No pudo hacer testamento… ni confesar.

El cuidadoso erudito D. Miguel Más de Béjar dejó anotado:

-Hasta aquí, cuanto de la odisea de Ambel sabemos. Posiblemente, si por este hecho se siguió causa, como así parece desprenderse del testamento de D. Cristóbal Ambel, antes citado, pudiera ésta encontrarse en el Archivo de la antigua Chancillería de Granada, a cuya jurisdicción estaba sujeto Cehegín en aquel tiempo, y en ella pudieran constar otros antecedentes de este hecho; aunque muerto el ofensor, a salvo el ofendido, al amparo del derecho de asilo, y dado el concepto riguroso que del honor se tenía entonces, pudiera muy bien ser que tampoco en los folios de esa causa aparezcan las razones que llevaron a D. Martín de Ambel a dar muerte al Alférez Mayor de la villa de Cehegín D. Alfonso de Góngora y Quirós, en un día de primavera de 1.623.

Volveremos sobre el mentor de Ambel, que fue el Dr. Juan Yáñez Espín.

No hay comentarios

Dejar respuesta