Foto: Fran Manzanera.
Foto: Fran Manzanera.

El alcalde de Murcia, José Ballesta, acompañado del concejal de Modernización, Calidad Urbana y Participación, José Guillén, presentó hoy el proyecto de recuperación natural del Palmeral de Zaraiche, una gran zona verde de uso público de 9.000 metros cuadrados, catalogada como Patrimonio Medioambiental y Paisajístico del municipio de Murcia.

 La actuación de mejora y puesta en valor, que hoy ha sido aprobada en Junta de Gobierno para su envío a contratación por un importe de 66.800 euros, “tiene por objetivo recuperar y devolver a los vecinos del municipio este histórico vergel que cuenta con más de 600 ejemplares de palmera, algunas de ellas cercanas a los 200 años, un ecosistema único en toda la Región de Murcia”, recalcó José Ballesta.

 Esta zona de huerta, ubicada junto al Carril del Palmeral de la pedanía de Santiago y Zaraiche, dispone de una importante población de palmeras datileras y un singular sistema de regadío tradicional a partir de la aportación de caudales desde la Acequia Zaraiche por el poniente y la red de drenaje de aguas sobrantes, realizado mediante el Azarbe del Cantino a levante. Además de las hileras de palmeras, en su interior se dan las condiciones óptimas para la explotación de otros cultivos asociados.

 “El Plan de Acción de la Huerta de Murcia que estamos impulsando desde el Ayuntamiento persigue la recuperación de suelos agrícolas de la Huerta, para su cultivo, puesta en valor y disfrute y, en este sentido, El Palmeral de Zaraiche destaca como uno de los parajes naturales tradicionales más emblemáticos del municipio, que queremos devolver a todos los murcianos”, explicó el alcalde.

 Un gran pulmón verde con una red de senderos

La actuación de adecuación que hoy se ha aprobado supone la creación de un gran pulmón verde de 9.000 metros cuadrados en la zona norte del casco urbano de Murcia, con una red senderos que recorran las alineaciones de palmeras, con bancos y lugares de estancia como pérgolas integradas con el entorno, así como la plantación de un manto verde y floral que se integre tanto con las palmeras como con los árboles seleccionados que se van a plantar.

 La intervención tiene un plazo de tres meses desde la adjudicación del contrato y supone la creación de una red de andenes que faciliten los tránsitos peatonales y permitan realizar las labores de mantenimiento de este palmeral, que comenzó un proceso de deterioro hacia finales de los años 70 y cuya propiedad fue adquirida por el Ayuntamiento en 2014.

 Este plan de mejora permitirá practicar una agricultura a tres alturas: las palmeras datileras en el estrato superior, que provocan un microclima que permite la existencia de un estrato intermedio, ocupado por las copas de frutales (se van a plantar también granados, membrilleros, etc.) y en el estrato inferior, una agricultura hortícola ornamental (con las herbáceas, alfalfa, hortalizas, etc.).

 Además, la Concejalía de Empleo, Turismo y Cultura está desarrollo un proyecto complementario de acondicionamiento que incluya un escenario para la dinamización cultural en el entorno de esta zona de cultivo, que va a ser recuperada para su uso público.

 Método experimental de lucha biológica contra el picudo

El Ayuntamiento ya llevó a cabo este verano el acondicionamiento de este entorno que se divide en dos áreas: Palmeral Grande y Palmeral Chico (ambos separados por 350 metros de distancia), arrancando las malas hierbas, podando, regando y limpiando los ejemplares, lo que ha permitido asegurar la continuidad del sistema de riego tradicional.

 Además, desde Parques y Jardines se realiza periódicamente un riguroso y exhaustivo tratamiento de control de plagas. En este sentido, José Ballesta indicó que “la semana que viene se va a llevar a cabo un método experimental de lucha biológica a través de hongos, para prevenir el picudo rojo, garantizando la buena salud de las palmeras con tratamientos alternativos a los productos químicos”.

No hay comentarios

Dejar respuesta