Un centenar de niños participan en los talleres que el Museo de la Ciencia y el Agua imparte durante el mes de julio, y donde aprenden conceptos sobre astronomía, paleontología, robótica, computación, videojuegos… Este verano el museo se ha convertido en un espacio de aprendizaje lúdico, aprovechando como recursos didácticos sus propias salas de exposiciones y el planetario.

Las actividades se han dividido en dos grupos: infantiles (5-8 años) y juveniles (9-12 años). Los talleresforman parte de ‘Murcia en Verano’, la iniciativa impulsada por el Ayuntamiento que acoge más de un centenar de actividades culturales y de ocio. En concreto, los talleres están enmarcados dentro del programa ‘Museo de Verano’, una forma de aprender ciencia de manera divertida.

No hay comentarios

Dejar respuesta