Ha concluido la primera fase de las obras de recuperación del arte de pesca tradicional de la Encañizada del Ventorrillo, ubicada en el norte del Mar Menor, que ha llevado a cabo la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente. Las actuaciones se suspenderán temporalmente desde mañana, día 1 de marzo, hasta el 1 de septiembre, para respetar la época de reproducción de las aves que habitan el entorno y en proceso de migración, tal y como establece la resolución de la Declaración de Impacto Ambiental y conforme al Plan de Regulación de Usos y Gestión del Parque Regional de las Salinas de San Pedro del Pinatar.

El consejero Antonio Luengo explicó que “se paralizan para favorecer la cría de especies protegidas y preservar la biodiversidad del ecosistema en el que habitan una gran variedad de aves, entre las que destacan flamencos, charranes, charrancitos, garcetas o correlimos, que inician en esta época sus procesos reproductivos o anidamiento”.

Durante su vista para comprobar los trabajos de restauración de esta actuación destacó que “contribuirá a regenerar ambientalmente una zona de alto valor ecológico y a recuperar una forma de pesca tradicional y respetuosa con el medio marino, muy ligada a las costumbres de los municipios pesqueros del Mar Menor”. Las actuaciones realizadas en esta primera temporada de obras han consistido en la habilitación del acceso al islote y la construcción del murete de mampostería y del pantalán.

Una vez que se reanuden los trabajos se llevará a cabo la recuperación del calado de las zonas de paso de peces y la colocación del arte de pesca formado por cañas. Además, como paso previo a la redacción del proyecto de recuperación del edificio que se encuentra en la encañizada del Ventorillo, la Comunidad ha encargado el diagnóstico de patologías en cumplimiento del compromiso que se adquirió con la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

El titular de Pesca recordó que “se está cumpliendo escrupulosamente con todos los informes y autorizaciones marcadas”, entre las que destacó la Declaración de Impacto Ambiental y la concesión de ocupación de dominio público marítimo-terrestre otorgada por el Ministerio para la Transición Ecológica. Además, se lleva a cabo una vigilancia ambiental y arqueológica, así como un inventario de flora y fauna para el conocimiento de las especies más significativas de la zona, así como el plan de medidas especiales para especies.

El proyecto de restauración del arte de pesca tradicional de la Encañizada del Ventorrillo, que se inició el pasado mes de noviembre tras una larga tramitación, tiene como finalidad conservar y recuperar esta forma pesquera tradicional. Las obras, que están previstas que finalicen en febrero de 2023, cuentan con un presupuesto de 702.382 euros, cofinanciados con fondos Feder, a los que se añaden con cargo al Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) los seguimientos ambientales por un importe de 17.000 euros.

Arte de pesca tradicional

La encañizada del Ventorrillo, ubicada en el norte del Mar Menor, existe y ha sido explotada con fines pesqueros desde finales del siglo XV. Se trata de un sistema tradicional que forma parte de las costumbres que se integran en el tejido social pesquero que ha permitido la captura de especies que se movían desde el Mar Menor hacia el Mediterráneo en momentos concretos del año.

Este arte, constituido por un sistema de cañas que intercepta el pescado y lo dirige a corrales donde los peces permanecen vivos, permite realizar una pesca selectiva y regular la oferta de mercado favoreciendo un mejor precio. De esta forma, se trata de una pesca que facilita el descarte de aquellas especies no comerciales o que no tengan la talla adecuada garantizando totalmente su supervivencia. Además, el pescado está catalogado de alta calidad como consecuencia no solo de su extrema frescura sino también por vaciar su contenido intestinal durante su estancia en los corrales, lo que potencia su sabor.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA