La Junta de Gobierno ha aprobado el plan de protección paisajística del proyecto estratégico de ‘Las Fortalezas del Rey Lobo’ en el que se establecen las medidas de conservación y uso del entorno del Sitio Histórico de Cabezo de Torres y Monteagudo. 

De esta forma se fija una relación de los valores a preservar y de todos los bienes a proteger, sus medidas de conservación, determinar los usos adecuados de los bienes y las propuestas de intervención en una superficie total de 1.655.045 metros cuadrados.

Así, el objeto de este plan es la ordenación y protección de conjuntos históricos, sitios históricos, zonas arqueológicas y áreas declaradas Bien de Interés Cultural y la protección del paisaje.

Como Plan Especial de Protección, la investigación histórica y arqueológica indicará las zonas donde se presuma la presencia de restos, los límites del casco histórico, la evolución de las tramas urbanísticas y la relación de los bienes de interés histórico, arquitectónico, natural o social, con sus directrices de conservación, intervención o posibilidades de evolución.

Por su parte, los estudios ambientales y paisajísticos destacarán las zonas más interesantes, los elementos distorsionantes, así como los elementos más susceptibles de protección, todo encaminado a una concepción global del conjunto monumental, de los núcleos urbanos y de la huerta circundante.

El Sitio Histórico Cabezo de Torres y Monteagudo es un entorno con múltiples edificaciones correspondientes a fortificaciones musulmanas y otros lugares de interés cultural cuyo nexo común es la huerta que los envuelve, creando un conjunto paisajístico muy especial y característico.

El Castillo de Monteagudo es el monumento más emblemático de la zona, debido a su relevancia histórica. Su ubicación, en lo alto de un promontorio, convierte sus muros de tapial en hito paisajístico, dominando la huerta que se extiende a sus pies. En su ladera se sitúa la población de Monteagudo.

En sus inmediaciones, en dirección noroeste, se sitúa el Castillejo de Monteagudo, antiguo palacio de recreo árabe y centro de una vasta almunia.

El Castillo de Larache, una fortificación carente de torres erigida en la cima de un pequeño monte cercano, presenta varias viviendas y una almazara en sus inmediaciones

En el cerro conocido como Cabezo de Abajo, se encuentran los restos del castillo de Cabezo de Torres. La zona está muy humanizada y degradada, puesto que se edificaron viviendas anexionadas a sus muros por lo que resulta muy complicado seguir su huella, si bien algunas trazas de su estructura aún resultan visibles.

La iglesia parroquial de San Cayetano, en el núcleo urbano de Monteagudo, posee en sus inmediaciones restos ibéricos, romanos y musulmanes.

La explotación de la huerta y su mantenimiento generan una serie de infraestructuras que recorren el ámbito y van uniendo los distintos elementos anteriormente contemplados:

– Las acequias del Caracol, de Churra la Vieja y Zaraiche recorren la zona de Oeste a Este, y con sus brazales crean una vasta red de riego que se extiende por todo el área.

– La Alberca de Larache y la Cisterna del Castillejo.

– El Molino de Armero.

Para proteger, revitalizar y poner en valor el Sitio Histórico de Monteagudo y Cabezo de Torres es necesaria la planificación de una serie de actuaciones:

– Introducir medidas de revitalización.

– Establecer reservas de terreno que permitan corregir carencias existentes, y/o aportar espacios dotacionales necesarios para el desarrollo de los usos patrimoniales.

– Corregir los elementos discordantes.

– Trámites precisos para que pasen al patrimonio municipal o autonómico el Castillo de Monteagudo, el Castillo de Larache, el Castillejo y el Castillo de Cabezo de Torres.

– Obtención de los terrenos ubicados en los Sistemas Generales.

– Intervención urgente de consolidación del Castillo de Monteagudo.

– Intervención urgente de limpieza de vegetación y escombros en los bienes catalogados.

– Definición de los accesos a los recintos anteriores, en condiciones de seguridad y accesibilidad adecuados, proyecto de adecuación y mejora.

Este Plan Especial de Protección Paisajística propone diversas actuaciones siendo las intervenciones iniciales las siguientes:

1.           Aplicación de las medidas urgentes para la protección y conservación de los bienes catalogados: Almazara de Larache: acciones de consolidación;  Programa urgente de excavación y documentación de los contextos funerarios argáricos localizados en la ladera meridional del cerro de Monteagudo, Acueducto de Larache y actuaciones de consolidación de muros y estructuras arqueológicas en las laderas del cerro de Monteagudo.

2.           Limpieza de las áreas utilizadas como vertederos y la retirada de vegetación seca para facilitar la regeneración del manto vegetal en el espacio natural de la ladera del Cabezo de Abajo, las laderas del cerro donde se asienta el Castillo de Monteagudo, en especial en el itinerario al castillo que parte de San Cayetano, así como su adecuado acondicionamiento.

3.           Soterramiento del tendido eléctrico aéreo, sobre todo, en el Castillejo.

4.           Adecuación urbanística de los núcleos urbanos.

Con el acuerdo de la Junta de Gobierno se procede al sometimiento del avance a información pública, la exposición del documento inicial estratégico y la solicitud de inicio de procedimiento de evaluación ambiental estratégica ordinaria ante la Dirección General de Medio Ambiente del Plan Especial de Protección Paisajística Sitio Histórico Cabezo de Torres y Monteagudo.

Las fortalezas del Rey Lobo

Este Plan Especial de Protección Paisajística es necesario para el desarrollo del proyecto ‘Las fortalezas del Rey Lobo’ que convertirá a Murcia en un referente nacional de la España Medieval ya que es un proyecto histórico, arqueológico, medio ambiental, educativo y turístico.

Es un entorno único, situado en el corazón de la Huerta de Murcia, que se convertirá en un gran parque arqueológico en Monteagudo y Cabezo de Torres con un centro pionero de investigación arqueológica, con plantación de diversas especies vegetales para recuperar estos monumentos del siglo XII, creando un itinerario histórico único.

Gracias a este proyecto se van a recuperar más de 150 puntos arqueológicos, en 4 monumentos declarados Bien de Interés Cultural como es el Castillo de Monteagudo, el Castillejo, el castillo de Larache y el castillo de Cabezo de Torres.

Hay que recordar que entre las actuaciones ya realizadas se encuentra la adquisición del Castillejo de Monteagudo, el convenio entre las tres administraciones (Estado, Comunidad y Ayuntamiento) para el desarrollo y gestión de todo este trabajo, se está trabajando en la adquisición de los terrenos de la ladera del Castillo que serán una gran zona verde y el Ministerio ya ha adjudicado la Fase I de restauración del Castillo de Monteagudo.

Declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Sitio Histórico, el entorno de Monteagudo y Cabezo de Torres ha sido lugar de asentamiento de numerosas civilizaciones desde la prehistoria. Fue uno de los emplazamientos más influyentes de todo el levante español durante siglos, lugar de residencia de Alfonso X el Sabio y de Ibn Mardanís, el rey Lobo.

No hay comentarios

Dejar respuesta